← volver al listado

Prensa

Imágenes con olor a chocolate

Santa Palabra - Caracas
14-07-2006 12:00:00 a.m.

Pocos fotógrafos logran combinar su trabajo más íntimo con el comercial. Quizás sin proponérselo, Jesús Ochoa lo logró. Sus imágenes autorales han servido para hacer campañas o calendarios, siendo el caso más reciente el de British Petroleum, compañía que editó una agenda con fotografías de su trabajo dedicado a lo popular venezolano. Sin embargo, la fotografía no fue su primera opción.

Estudió diseño gráfico y lo ejerció durante varios años; por aquel entonces la fotografía era sólo un hobbie. Mientras trabajaba en un conocido canal de señal abierta como Director de Arte del área de web, surgió la necesidad de tomar fotos para algunas secciones. Entonces, hizo un curso básico para reforzar sus conocimientos. Ésta, sin duda, fue una excelente decisión.

En poco tiempo, casi sin darse cuenta, estaba inmerso en el mundo de las imágenes. En 2001 su trabajo Mujeres del Cacao, gana una mención especial en el premio Andrés Mata. Este proyecto nace siendo alumno, cuando tomó su primer curso de fotografía con Edgar Moreno en Chuao, y lo considera un homenaje a las mujeres de ese pueblo. Ha sido expuesto en Italia, Francia y Venezuela, y es parte de la exposición permanente del Museo del Cacao en Bruselas, Bélgica.

Recientemente, su pasión por los viajes lo llevó a la India porque, entre otras cosas, le llamaba la atención el hecho de que las ciudades tuvieran nombres de colores. El trabajo que realizó allí ha fascinado a quienes lo han visto. Lo curioso es que aún no le ha puesto nombre, pero ya tiene fecha y lugar de exposición.

Jesús se ha dedicado a documentar lo popular venezolano a través de su trabajo Fiestas Populares. En abril de este año recibió la mención honorífica en el Salón Nacional de Arte Aragua, por El Nazareno me dijo, un ensayo de colores intensos que forma parte esa revisión.

Hace dos años, Roberto Mata le propuso ser docente en su taller, y Jesús prácticamente puso una condición para aceptar: que la clase que diera fuese en Chuao; así nació Ensayo fotográfico,

Chuao apuntes de viaje. Ahora ha decidido dar color a la escuela dictando el curso Documentalismo en color, ya que casi todos los trabajos que realizan los alumnos son en blanco y negro. “Ése es mi aporte”.

En agosto Jesús fue seleccionado –junto a 61 artistas-, entre 196 participantes, para exponer en la I Bienal Internacional de Fotografía 2006. Su trabajo, Los hijos del viento, recibió una mención honorífica en este importante evento.

Cuestionario Santa Palabra

  • Un formato: Acabo de migrar completamente a digital.
  • Una imagen: El amanecer en el Ganges cuando todos los fieles acuden a rezar a orillas del río con una luz dorada que nunca he visto en otro lugar.
  • Un aroma: El olor al patio de secado de cacao en Chuao. Quedé tan impregnado que lo recordé por semanas.
  • Un sonido: Los cantos de los indígenas Kariñas en las festividades del Akatoompo.
  • Un recuerdo de infancia: Mi abuelo tomando fotos con su Roleiflex de dos lentes. Aún la conservo y, además, funciona. 
  • Un lugar: Chuao, en donde me hice fotógrafo, ahora siempre regreso con mis estudiantes.
  • ¿Qué te falta por hacer? Mi libro Colores de Venezuela que retrata de manera autoral las fiestas religiosa venezolanas, y seguir viajando, por supuesto.
  • Una fotografía memorable: Cambodia, Angkor Wat, de Steve McCurry (www.magnumphotos.com).
  • ¿Alguna asignatura pendiente? Ir al Kumba Mela la festividad religiosa más grande del mundo, cada 10 años en la India. 
  • ¿De qué color es el futuro? Azul, el color de la esperanza.

Mílitza Zúpan

← volver al listado